El problema global del recurso agua

Por Oswaldo de Jesús Briceño Abreu, periodista ciudadano

¡Agua! En este querido y al mismo tiempo golpeado planeta hay tanta, que muchos opinan que en vez de llamarse Tierra, este debería, más bien, llamarse Agua. Es más, se dice que si toda el agua del globo cubriera uniformemente la superficie de la Tierra, formaría un gran océano de unos dos kilómetros y medio de profundidad, y que toda la tierra seca del planeta cabría con suma facilidad en una extensión como la del océano Pacífico. Por supuesto, la mayor parte de esta gran cantidad de agua es salada, por lo que se deduce fácilmente que no es útil para el consumo humano; tampoco para la agricultura y la industria. Hace unos años la revista ¡Despertad! informó que solo el 3 por ciento del agua del globo terráqueo es dulce y que, de paso, el 99 por ciento de esta se encuentra congelada en los glaciares y casquetes polares o se halla en capas subterráneas muy profundas. Es decir que el hombre tiene acceso fácil nada más que al 1 por ciento de esta.

Aunque en muchos países y regiones se abusa del agua dulce en vista de que es un recurso abundante, en otros lugares escasea a niveles sumamente preocupantes. Se espera, por ejemplo, que para el año 2025 Honduras tenga graves problemas con el agua en todas y cada una de sus 19 cuencas hidrográficas. Ya se sabe de algunas regiones de la Tierra que se encuentran en una permanente sequía. El hombre, con su mala manera de administrar el hogar que el Creador le concedió para vivir, está provocando cambios en el clima que tienen sus severas consecuencias en la formación de las lluvias. La horrible maldición en la cual se ha convertido la deforestación y la explotación abusiva de cultivos y zonas de pastoreo dejan el suelo, como dice la ¡Despertad!, pelado. El resultado de esto es que la superficie terrestre refleja más luz hacia la atmósfera, lo que aumenta su temperatura, dispersa las nubes y disminuye las lluvias. El Banco Mundial tiene años diciendo que el problema presenta una seria amenaza para la salud y la economía de unos 80 países. Para el año 1997 ya no tenían acceso a agua limpia unos dos mil millones de personas. Hoy es peor. En los países áridos el problema se ha agravado tanto, que es posible que dentro de poco se convierta en un motivo adicional para que se sigan peleando guerras.

Ahora bien; la ausencia de lluvias no es el único factor que ha contribuido a la crisis del agua, pues también está de por medio la contaminación de esta. Hace años el periódico Últimas Noticias alertó con respecto a que en los países en vías de desarrollo cerca del 95 por ciento de las aguas servidas y 75 por ciento de los desechos industriales se vertían en corrientes fluviales sin previo tratamiento. El crecimiento demográfico es el otro detonante de la crisis hídrica mundial dado que, crece la población, crece la demanda de agua. La periodista Gabriela Vázquez Bass, en un reportaje publicado hace ya varios años en Últimas Noticias, escribió que en Ciudad de México, la cantidad de agua extraída del fondo de sus cimientos estaba provocado su hundimiento. Con referencia a este problema hay que agregar que para sostener su gran crecimiento poblacional, esta ciudad, que es la segunda más grande del mundo, saca el 80 por ciento del agua que necesita de su nivel freático, que disminuye gravemente porque la extracción supera el reabastecimiento en más de un 50%. Pekín, la capital china, tiene un problema similar debido a que su acuífero desciende más de un metro al año, además de que una tercera parte de sus pozos se ha secado. En Egipto, sus casi 98 millones de habitantes tienen que satisfacer prácticamente todas sus necesidades hídricas con el mermado caudal del Nilo. En todo el mundo, en los pasados años 90 estuvieron necesitados de servicios sanitarios adecuados y agua potable la tremenda cantidad de 900 millones de personas. La situación ha empeorado. Para ese tiempo, más del 50% de las ciudades en Europa explotaron el recurso de manera insostenible. En Cataluña, la escasez de agua también ha estado afectando a millones. Y en Venezuela… bueno. Una prueba de que la sociedad venezolana también fracasó en la forma de manejar la descomunal fábrica de agua dulce que es el territorio que este país ocupa, es lo que se vive en el trujillano municipio de San Rafael de Carvajal. Aunque este municipio se ubica entre dos ríos por los que, a pesar de los altos niveles de deforestación a los que se han visto sometidas sus cuencas altas, todavía baja un caudal regular de agua –los dos ríos, el Motatán y el Jiménez, están a muy poca distancia el uno del otro–, en dicho municipio sus habitantes tienen que ingeniárselas para poder tener el agua que requieren para atender sus necesidades, pues por una razón u otra, esta puede llegar a sus casas cada cualquier cantidad de días, sin que se vislumbre en el horizonte cercano una solución al problema. Ahora, ¿hay razones para ser optimistas respecto a que en el futuro se pueda solucionar la crisis global del agua? ¿De qué depende el éxito en este sentido, si es posible conseguirlo? Sí hay razones para confiar en que este gran problema será solucionado, aunque dicha solución no la tiene la actual civilización humana entre sus manos. Cuando el Creador de este planeta tome dentro de poco pleno control de este, el problema global del recurso agua será solucionado para siempre. ¡Vienen tiempos mejores!  

Estampa del río Jiménez, estado Trujillo, Andes venezolanos, uno de los más hermosos cursos de agua de esa provincia. Foto: Oswaldo de Jesús Briceño Abreu. Archivo de la Fundación Río Jiménez.

Un comentario sobre “El problema global del recurso agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s