El hombre y su temor por el futuro (8 de 10)

Por Oswaldo de Jesús Briceño Abreu, periodista ciudadano

La octava manera de cómo se cree que la vida en la Tierra puede desaparecer más adelante es el calentamiento terrestre. Rosa Gil escribió a mediados de 2004 que, aunque en lo inmediato el calentamiento global no es una amenaza directa para la humanidad, la combinación de la contaminación, las condiciones climáticas extremas, las inundaciones, el crecimiento de los desiertos o la formación de nuevos, los cultivos transgénicos, la destrucción de los ecosistemas y otros cambios provocados por el ser humano, convertirán a la Tierra en un lugar difícil de habitar.

Luego Rosa Gil dijo –y aquí sí me permito corregirla con todo respeto– que “nadie sabe cuáles pueden ser los efectos a largo plazo del recalentamiento del globo terráqueo” –sí lo sabemos Rosa–, pero puso como ejemplo a Venus, “donde un ‘descontrolado’ efecto invernadero ha producido una atmósfera ácida, elevando la temperatura en el suelo hasta los 500 grados”.

Como consecuencia del problema del cambio climático, los casquetes polares se han ido fundiendo poco a poco y, por supuesto, el nivel del mar ha ido subiendo. Es de lógica suponer que esto va a traer graves problemas para los asentamientos humanos ubicados cerca de las costas. También se sabe que las nieves eternas en los picos más altos de los Andes venezolanos desde hace ya años están retrocediendo. Otra cosa: hace casi unos 20 años se supo que Perú había perdido en los últimos 27 470 kilómetros cuadrados de glaciares, y 111 de esos 470 pertenecían a la llamada Cordillera Blanca. Actualmente la cosa es mucho peor.

El 5 de diciembre de 2004 el diario venezolano Últimas Noticias informó que un reporte de ocho países divulgado el mes anterior, es decir, en noviembre, mostró que la región del Ártico se estaba calentando al doble de la tasa para el resto del mundo, poniendo en peligro el medio de vida aborigen y quizá llevando a la extinción al oso polar. El mismo periódico informó un año antes que Sheila WattCloutier, presidenta de la Conferencia Esquimal Circumpolar –instituto que para esa época representaba a 155.000 esquimales de Rusia, Groenlandia, Canadá y Alaska–, advirtió a la agencia noticiosa Reuters que el aumento de la temperatura estaba minando el estilo de vida tradicional de los esquimales y que en los últimos años algunos cazadores se habían ahogado al romperse las delgadas capas de hielo, al mismo tiempo que el descongelamiento del permafrost (capa de suelo permanentemente congelado, pero no todo el tiempo cubierto de nieve o hielo) estaba desestabilizando las construcciones y provocando deslaves. Hoy –28 marzo de 2020–, el problema es peor. El venezolano Diario de Los Andes, en su edición trujillana del 14 de noviembre de 2004, también informó que de acuerdo a investigaciones que se habían hecho hacía poco tiempo, se había concluido que el océano Ártico estaría casi completamente descongelado para el verano del año 2100.

En el verano del pasado año, el calor se disparó en París hasta los 45 grados centígrados. ¡Una verdadera locura! Pero resulta que ya para los primeros doce días de agosto del año 2003 se habían alcanzado en Francia grandes e históricos máximos de temperaturas. Es más, en ese tiempo, en apenas dos meses, un glaciar de la cordillera de los Pirineos había retrocedido casi 50 metros, y el científico Pierre René afirmó en esos días que en 150 años, la superficie total de los glaciares de esa cordillera había pasado de 25 o 30 kilómetros cuadrados a nada más 5. No se puede dejar de reportar que allí mismo en Francia, la ola de calor del verano de 2003 dejó un saldo de cerca de 15.000 muertos. Finalmente por ahora, hay que dar a conocer que un estudio internacional reveló que el calentamiento global podría acabar con una cuarta parte de las especies de plantas y animales del planeta para el año 2050. Están bajo amenaza principalmente las mariposas australianas, el águila imperial española, el piquituerto escocés, el lagarto dragón del bosque de Boyds australiano y muchos árboles de la cuenca del río Amazonas. Tienen razón los que están preocupados por los efectos sobre el planeta y los seres que lo habitan de su recalentamiento.


Muchos temen que el cambio climático pueda llevar a la extinción al oso polar y a otras especies animales sumamente valiosas. Foto: Internet.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s